(ES) Diet

Un regalo no deseado para su cumpleaños 53 la hizo bajar de peso y mejorar su salud: La historia de María

Hola, soy María Roncero.

Estos días me estoy presentando un poco más seguido que de costumbre. Esto es porque si me conociste hace un mes, hay muchas posibilidades de que no me reconozcas ahora.

Hace solo unos meses, tenía sobrepeso, celebraba mi cumpleaños número 53, y estaba cayendo en la depresión más grande de toda mi vida.

Como madre de 5, le di todo mi tiempo, energía y amor a mis hijos, hasta que un día me di cuenta de que no me quedaba más amor para darme a mí misma.

Nunca pensé que una madre debiera ocuparse de nadie más que de sus hijos. Al estar muy comprometida con eso, no me di cuenta de cómo se estaba descarriando mi vida.

Con cada cumpleaños, sentía que se me escapaba otra oportunidad de recuperar mi vida.

No estaba prestando atención a lo que estaba comiendo, y no me estaba ejercitando ni estaba siendo físicamente activa para nada.

A medida que me valoraba cada vez menos, mi peso subía cada vez más. Subí tanto de peso que me avergonzaba de mí misma.

Y no solo eso. También era incómodo. Tareas sencillas, como vestirme, atarme los cordones, o incluso caminar por más de diez minutos, requerían un gran esfuerzo.

Intentaba dejar de lado esos problemas porque tenía que enfocarme en mis hijos.

Pero ahora que todos ellos crecieron y se cuidan a sí mismos, sentía que ya no podía escapar de quién soy.

De pronto, el exceso de peso y mi salud deteriorada se convirtieron en un problema visible.

Tenía menos energía; mi piel estaba pálida, y ni siquiera sabía si podía revertir la situación.

Y también se hacía evidente.

Por primera vez en mi vida, sentí que mis nietos se preocupaban más por mí que yo por ellos.

Es entendible. Yo estaba siempre cansada, y como no me gustaba mi apariencia, también estaba de mal humor.

Cuando cumplí 53 años, mis nietos me regalaron algo que cambiaría mi vida en solamente un mes

En ese entonces no lo sabía, pero es asombroso entender cómo algo pequeño puede convertirse en un evento que transforme tu vida.

two females celebrating birthday

Me regalaron un pasaje a Dubái. Me dijeron que era hora de tomarme un descanso.

Yo tenía mis dudas.

No necesitaba un descanso. Necesitaba cambiar mi estilo de vida, bajar de peso, y arreglar mi salud. Eso es lo que yo pensaba en mi interior.

Nunca me gustaron mucho las vacaciones, porque me hacían sentir irresponsable. Y no solo por eso.

Me daba pavor pensar en ponerme el traje de baño, o cualquier otra cosa que cubriese menos mi cuerpo de lo que lo cubro en casa usando ropa grande.

Estaba avergonzada de mi cuerpo y nunca podría relajarme por completo a causa de eso.

Pero ellos insistieron. Me dijeron que este era mi cuarto cumpleaños consecutivo estando deprimida y callada, pero con el sombrero de fiesta y todo.

“¡Ahora tengo que estar lidiando con esto también!”, pensé.

Así que empaqué mis cosas.

Incluso un traje de baño que estaba segura de que nunca iba a salir de la maleta.

Estaba lista para hacer este viaje y terminar con el asunto.

Y ahí estaba, viajando a Dubái sola…

Después de aterrizar, fui al hotel, hice el check-in, desempaqué, y me acosté en la cama por un rato, hasta que mi estómago me recordó que era hora de un almuerzo tardío.

Le pregunté al recepcionista del hotel sobre algún lugar bueno para probar las comidas locales, y me informó que estábamos en el mes sagrado del Ramadán.

Eso significaba que nadie podía comer fuera, y las personas estaban, de hecho, ayunando desde el amanecer hasta el atardecer.

Eso me sorprendió, pero decidí respetar la cultura local y dar un paseo por la ciudad hasta que bajase el sol.

Un par de horas más tarde, el sol se estaba poniendo, y vi que los restaurantes estaban llenándose de gente. ¡Fue increíble!

Así que encontré un lugar con un estilo local, me senté, y pedí un kebab.

Saboreé cada uno de los bocados de esta delicia y realmente disfruté la experiencia.

Esto fue algo nuevo para mí, porque normalmente como sin prestar mucha atención, mientras viajo o mientras miro la TV. De hecho, me sorprendí un poco al ver que las personas de aquí comían tan tarde y les pareciese normal.

¡En especial cuando en la cultura occidental se recomienda no comer después de las 6 de la tarde! Aquí ni siquiera se sientan a la mesa hasta las 7 pm, y son estrictos con eso.

Ese día también experimenté esa rutina de ayuno.

No podía creerlo, pero me sentí llena muy rápido y ni siquiera pude terminar mi cena.

¡No me sentí tan saciada luego de una comida en años!

Tenía curiosidad de saber más sobre esta tradición y su significado

Así que empecé mi investigación.

Después de aprender sobre el valor cultural del Ramadán, aprendí sobre esta tradición de hacer ayuno.

¡Me interesó aún más después de enterarme de que también era una forma de dieta que la gente hace en España para bajar de peso sin esfuerzo y vivir una vida más saludable!

Se llama “ayuno intermitente”: solo comes tus alimentos dentro de períodos específicos de tiempo.

El método más popular para el ayuno intermitente aparentemente es el 16:8, que significa que tienes 8 horas para comer.

Pero lo más importante es que descubrí la larga lista de increíbles beneficios para la salud que tiene el ayuno intermitente, siendo uno de ellos bajar de peso rápidamente y casi sin esfuerzo.

¡Incluso disminuye la presión arterial y reduce el riesgo de enfermedades cardíacas!

Me tenía enganchada.

Decidí hacer lo mismo que los demás.

Estaba determinada a ayunar con la gente local, pero no estaba segura de poder hacerlo de la manera correcta, o de mantenerme haciéndolo responsablemente.

Así que busqué en internet distintas guías de ayuno, y luego de leer muchas reseñas, decidí probar MyFastingChallenge.

Destacaba por sobre otras gracias a que los planes de alimentación que provee son creados por nutricionistas. Además, ofrecen asistencia y guía 24/7, algo muy útil para una principiante como yo.

Estaba segura de que iba a necesitar hacer algunas consultas por el camino.

Fue interesante al empezar. Completé un cuestionario rápido, aprendí la mejor forma de ayunar, ¡e incluso obtuve un objetivo que cumplir!

También pude elegir mi período de alimentación. Al principio, elegí 12 horas, pero después cambié a un período de 8 horas.

Esto me llevó a tener los mejores resultados bajando de peso. Con la ayuda de los emails de MyFastingChallenge, por supuesto.

Fue la mezcla más conveniente de orientación y ayuda con el ayuno que uno podría tener.

Desde el momento en el que decidí probarlo, recibí por email la guía de ayuno intermitente para principiantes.

No tuve que registrarme en ningún lado ni descargar nada. Toda la información fue enviada directamente a mi email a diario.

Yo solo tenía que seguir el plan de comidas provisto, y me emocionaba pensar en todas las comidas deliciosas que iba a probar, ¡estando a dieta a la vez!

Debo admitirlo, tenía dudas sobre mis planes de hacer ayuno intermitente, hasta que recibí un email de Christine, la nutricionista de MyFastingChallenge.

Fue justo el impulso que necesitaba para salir a dar un paseo por el canal, en vez de atiborrarme de comida.

Comí de acuerdo a las instrucciones en los emails que recibí, y a la misma hora que todos los demás en Dubái, ¡y las comidas se sintieron increíblemente gratificantes!

Me metí de lleno.

Christine me envió consejos y trucos muy buenos para que mi tiempo haciendo ayuno sea más agradable y para mantenerme en mi camino.

¡Obtuve ayuda y orientación CADA DÍA! Empecé a ver resultados justo después de los primeros cinco días.

Me sentí más liviana, más energética, y no había dormido tan bien por décadas. Tampoco me había sentido tan clara de mente en años.

Sentí que me sacaba un gran peso de encima. Y la balanza comprobó que no me lo estaba imaginando. ¡Gracias a Christine de MyFastingChallenge, ya había bajado 2,5 kg!

Me quedé en Dubái por tres semanas más, hice ayuno con la gente de allí, e incluso me puse mi traje de baño para tomar sol.

Antes de tomar el vuelo de vuelta a casa, me aseguré de comprarme ropa nueva que acentúe mi figura, y me hice un nuevo corte de cabello. Me sentía y me veía como si tuviese 10 años menos.

Y tengo que admitirlo. Quería impresionar a mis amigos y a mi familia.

¡Mi familia quedó en shock al ver mis cambios!

Al volver a casa, las expresiones de mis hijos lo decían todo. Se quedaron con la boca abierta. Dijeron que nunca me habían visto tan feliz, segura y radiante.

Había bajado 15 kg y obtenido una enorme cantidad de energía y seguridad en mí misma. Sentí que por fin me había convertido en la persona que quería ser.

Ya tenía un cuerpo en el cual sentirme cómoda. Y además de eso, mi mente se agudizó, y podía recordar cosas con mayor facilidad.

Además, lento pero seguro, seguí bajando de peso. Seguí recibiendo y leyendo los emails de MyFastingChallenge a diario.

Nunca me sentí hambrienta y me di cuenta de que me convertía en una persona mucho más tranquila y feliz.

Después del primer mes, mi ingesta de calorías y la pérdida de peso fue reevaluada por los nutricionistas de MyFastingChallenge.

Me enseñaron a ayunar de una forma incluso más efectiva, segura y sostenible.

Ahora, disfruto de los planes de alimentación y de las deliciosas recetas que recibo por email cada día. ¡Además de la ayuda constante del equipo de MyFastingChallenge!

Tu cambio puede estar a solo un cuestionario de 1 minuto de distancia

Si alguna vez sentiste que no avanzas en tu vida, y quieres reinventarte por dentro y por fuera, ¡te recomiendo MyFastingChallenge!

¡Le debo mi nuevo cuerpo, mi salud y mi felicidad! Y también a mis niños, por supuesto, que me dieron ese regalo no deseado. El pasaje.

El cuestionario es gratuito. Los resultados y la perspectiva a futuro que te muestra, también son gratis. El disfrute y la autoconfianza que llega después de bajar de peso y mejorar tu salud, no tiene precio.

Todos queremos sentirnos confiados y felices con nuestra apariencia, ¿no es así?

Camila, 52

Gabriela, 67

035903

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

.
0 %