(ES) Diet

¿Ataques de hambre? Es una adicción biológica al azúcar. Así debemos defendernos, incluso si hacemos muy poca actividad física

Viajes secretos hacia la cocina…

Ese deseo de comerte la despensa entera, incluyendo los muebles…

Ese impulso de comer alimentos dulces y salados, rindiéndote a la tentación y luego arrepintiéndote…

Todo esto puede no ser culpa de nuestra glotonería

David Ludwig, un reconocido endocrinólogo y escritor norteamericano, ha demostrado cómo las comidas con más azúcar – y no únicamente los dulces – al igual que las comidas con harina blanca, patatas y almidones refinados, tienen un alto índice glucémico.

Este índice es el encargado de activar una región especial en nuestro cerebro llamada “núcleo accumbens” que es responsable de todas nuestras adicciones, precisamente a causa de secretar dopamina, la hormona del placer.De hecho, diversos experimentos académicos han demostrado cómo una bebida azucarada o un plato alto en carbohidratos* activa la misma zona del cerebro que activan las drogas.

*Sí, azúcares y carbohidratos son lo mismo para tu cuerpo.

Brains
A la izquierda, un escaneo cerebral después de la ingesta de azúcar. A la derecha, un escaneo cerebral después de consumir drogas.

Posiblemente lo hayas notado. 

Cuando estamos en ayunas por muchas horas…

Y nos encontramos frente a una esponjosa porción de pastel de chocolate…

Rellena con una suave crema de chocolate y de una hermosa capa de fresca crema batida…

Nos imaginamos clavando nuestro tenedor a través de esas deliciosas capas.

Cake

Nuestra salivación aumenta inmediatamente…

Nuestras pupilas se dilatan…

Aumenta nuestra sudoración…

Y comenzamos a frotar nuestras manos o dedos compulsivamente.

Parecen síntomas de abstinencia, ¿cierto?

Mira, sigue este pensamiento.

Verás…

Cuando el azúcar entra en el torrente sanguíneo, tu cuerpo libera un pico de insulina.

La insulina es una hormona esencial para tu cuerpo. Es el elemento clave para que los azúcares entren en las células y sean usados para producir la energía necesaria para alimentar las funciones de nuestro cuerpo.

El mecanismo de la insulina se vuelve “malvado” cuando la producción es alta, como en el caso de la ingesta de azúcares.

En este caso – después de un pico – la glucosa en sangre y la insulina caen abruptamente, el cerebro entra en crisis y envía estímulos al cuerpo para que ingrese más combustible = (HAMBRE).

fast food

¿Existe algún camino anti-hambre?

Ahora que entendemos que la insulina es la responsable de nuestros repentinos ataques de hambre, especialmente cuando tenemos picos altos y bajos continuamente.

La solución es obvia e innegable. ¡Eliminar los azúcares y carbohidratos!

Piénsalo, es simple:

  • Menos azúcar
  • Menos insulina
  • Menos hambre
¡Eliminar los azúcares y carbohidratos!

Por esta razón, las dietas bajas en carbohidratos se han vuelto tan populares…

Porque todo se trata de eliminar la causa raíz que hace fallar a nuestra fuerza de voluntad.

La solución está al alcance: eliminar los carbohidratos y azúcares, y listo. Es así de simple.

¿Pero en verdad es tan fácil?

Fácil de decir, difícil de hacer

Estas soluciones pasan por alto un detalle fundamental: el balance mental y psicológico de aquellos que siguen un plan de pérdida de peso.

Es innegable. Casi todas las dietas involucran sacrificios y recortes respecto a la comida, nuestro pequeño gran refugio.

Estas privaciones terminan afectando la seguridad en nosotros mismos, y a largo plazo contribuyen a aumentar nuestros niveles de estrés.

La interrupción de nuestros hábitos y los cambios drásticos a los que nuestro cuerpo y nuestra mente están sujetos, no pueden ser ignorados.

female crying

A través de los años, cada uno de nosotros ha creado su propia rutina, conformada por el estudio, el trabajo, los amigos, hacer deporte, hobbies y obligaciones de todo tipo.

Entre todas estas acciones repetitivas, tenemos espacios para la comida.

Todo funciona a la perfección hasta que, un día, estos hábitos consolidados son abruptamente modificados por una dieta, que rompe y condiciona esa rutina a la que estábamos acostumbrados.

De pronto, los hábitos y rutinas a las que nos acostumbramos por tanto tiempo ya no sirven. Tienen que modificarse.

female in stress

El propósito de una dieta debe ser transmitir amor por la comida, enseñarnos a evitar los antojos, a comer bien y sanamente, pero siempre con sabor. En pocas palabras, debe crear mejores hábitos alimenticios.

Así que por favor entiende que el problema no es únicamente cuántos carbohidratos y azúcares ingieres. Obviamente afectan el porcentaje de calorías y las reacciones en tu cuerpo de las que hemos hablado. Pero eso no es todo.

¿Qué tal si te digo que de acuerdo a las estadísticas, la mayoría de las dietas no funcionan porque son muy difíciles de seguir?

Ya empiezas a entender porqué todas las dietas que has probado hasta ahora han fallado, ¿no? La respuesta puede parecer trivial, pero

para que funcione, una dieta tiene que ser fácil de seguir.

Si no lo es, nunca serás capaz de alcanzar los resultados deseados. Terminarás cayendo en la tentación de tomar un trago de alcohol, de ingerir  algo poco saludable en las cenas con amigos y del incontrolable deseo de comer.

No debes sentirte culpable. Es muy difícil superar las tentaciones.

Para esto necesitas perder peso de forma equilibrada, así no te arriesgas a recuperarlo.

Y no sólo eso. Cada uno de nosotros es diferente de los demás.

Nos distinguimos por el tamaño de nuestro cuerpo, nuestro estilo de vida, nuestros gustos en cuanto a las comidas, nuestro metabolismo y miles de otras peculiaridades.

Para que sea efectivo, un plan de pérdida de peso debe ser tan personalizado como sea posible.

female selecting

Tiene que convertirse en parte integral de TU vida, no la de cualquiera, y tiene que estar hecho a tu medida.

No tiene que hacerte cambiar tu estilo de vida drásticamente, sino que debe adaptarse a ti, sin interrumpir tu vida.

Así es, para la mayoría de las mujeres, seguir una dieta – ya sea keto (cetogénica), localizada o disociada – sin una guía personalizada, no solo es mucho más difícil, sino también ineficaz.

Imagina tener que llegar a París en coche, sin mapa, sin brújula, sin guía e incluso sin caminos que seguir.

¿Cómo procederías? Buscando, siguiendo tu instinto, pidiendo direcciones al azar y perdiéndote continuamente.

Terminarías yendo en círculos y siempre regresando al punto de partida.

En vez de eso, hay una autopista directa hacia una vida sin repentinos ataques de hambre, con más energía y felicidad, y sin muchos sacrificios, para alcanzar tu cuerpo deseado.

Una manera de perder peso sin eliminar los carbohidratos y azúcares. Es decir, sin dejar el 80% (como mínimo) de tus platos favoritos.

Se llama Perfect Body y está aquí, al alcance de tu mano.

Completa el cuestionario completamente gratis ahora, y responde preguntas sencillas sobre tus hábitos alimenticios.

En menos de 60 segundos recibirás tu plan personalizado, diseñado por nutricionistas y entrenadores personales, que se convertirá gradualmente en parte de tu vida diaria.
No cambiará tus hábitos, sino que los mejorará, ayudándote en tu transición a una dieta más saludable. Y recuerda:

No necesitas cambiar tu estilo de vida, el plan personalizado se ajusta a ti.

0120866

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

.
0 %